El Capde

 

No nada repentina pero sobrecogedora la noticia, no tengo palabras para expresar los sentimientos que me han dejado estupefacto, la muerte de Carles Capdevila me ha dejado muy tocado y era la noticia que menos esperaba leer esta mañana. Nunca he reído tanto contigo, siempre cínico y de cada diez palabras una era para hacerme reír. Hemos pasado momentos inolvidables cuando hacías de periodista en las primeras ediciones de Pirena, tenías una gran capacidad para hacer, en pocos segundos, un texto que explicara lo que habían observado tus ojos pero siempre ponías tu parte personal con pinceladas críticas y, sobre todo iban incluidas pequeñas chispas de tus sentimientos.
Desde aquellos inicios, a principios de los noventa, hasta ahora hemos ido reencontrando en varias ocasiones y hemos compartido proyectos y trabajos de las que he disfrutado y aprendido mucho, y en todos los reencuentros no ha habido ninguno que no hayas soltado tu sentido del humor, era lo que más admiraba de ti y que no olvidaré nunca.
Nos queda todo un gran patrimonio que nos has dejado y ha sido tu gran obra para ayudar a esta sociedad que tanto cuidado tenías: nos quedan tus escritos y reflexiones para siempre. Gracias por hacerlo tan bien y con un sentido tan humanitario.
Carlos, descansa en paz y no dejes de hacer reír a todos aquellos que encuentres por tu camino.

 

Vídeo relacionado con la anecdota

No items found

Personaje/s relacionado/s con la anecdota

No items found